viernes, 26 de agosto de 2011

7 consejos para fotografiar en lugares con predisposición a los robos

Cuando vamos de vacaciones uno de los temores que tenemos es que se nos pierda la cámara o que nos la roben, sobre todo en algunos países o si nos adentramos en algunos barrios. Para evitar, en la medida de lo posible, el robo de nuestro equipo fotográfico, lo mejor que podemos hacer es prevenir y tomar una serie de consejos.

  1. No llevar un equipo caro (réflex con sus objetivos) a esa zona peligrosa. Lo ideal es una cámara barata, por ejemplo una compacta. No es lo mismo que nos roben una cámara réflex con su objetivo (en el mejor de los casos y que se olviden de tirar de nuestra mochila) a que nos roben una compacta barata. Además, la calidad que ofrecen la mayoría de las compactas hoy por hoy, es bastante grande y nada tiene que ver con las de hace algunos años. Cierto que faltarán algunas funciones y versatilidad, pero si sabemos buscar, podremos encontrar excelentes compactas a muy bajo precio y con una muy buena calidad de imagen.
  2. Tener varias tarjetas o un dispositivo de almacenamiento. Por razones obvias, si nos consiguen robar la cámara se llevarán la tarjeta, pero si tenemos un portátil o una unidad de almacenamiento en el hotel, reduciremos la pérdida de fotografías tomadas.
  3. Sujetar bien la cámara nada más cogerla dentro del bolso o mochila. La mayoría de las cámaras vienen con un "asidero" donde se amarrar una cuerdita, si la cámara lo trae lo ponemos, si no buscamos alguno de cualquier otro aparato que tengamos y no usemos durante el viaje. Nos lo sujetamos a la muñeca y también agarramos bien la cámara.
  4. Observar el panorama a nuestro alrededor y fijarnos si puede haber alguien sospechoso para estar atentos a cualquier movimiento hacia nosotros.
  5. Lo mejor es ir con alguien. Aparte de que nos ofrecerá compañía, nos ayudará a prevenir posibles robos mientras fotografiamos. En uno de mis viajes a Madrid, en El Retiro, mi novia previno que me robaran la cámara avisándome con tono alto, haciendo que yo subiera la guardia (y la gente de alrededor) y que el ladrón cambiara de dirección rápidamente y se fuera del lugar. Además, si la persona que nos acompaña es del lugar, podrá prevenirnos de introducirnos por zonas más peligrosas. Otra idea es hacer alguna salida con alguna asociación fotográfica, pero esta opción es más factible a lugares "cercanos" a nuestro lugar de residencia y no a un viaje que queramos hacer específicamente.
  6. No aparentar ser turistas, ya que los ladrones están más atentos a este tipo de víctimas. Debemos evitar tener la cámara en mano cuando caminemos, andar con mapas, llevar mochilas muy voluminosas o bolsas de cámaras fotográficas, ya que nos delatarán. Lo ideal es llevar una bandolera discreta, que como llevaremos una compacta, no tendremos dificultad en sacar y guardar rápidamente la cámara.
  7. Camuflar nuestro equipo, evitando llamar al atención con una correa NIKON o de alguna otra marca conocida. Podemos camuflar la marca comprando correas estándar o con cinta de embalar. Lo mismo podemos hacer con la compacta, no nos preocupará mucho ya que es una barata que la hemos comprado para este tipo de situaciones, también podremos rayarla con un rotulador o hacerle alguna muesca en la carcasa.

6 comentarios :

ANRAFERA dijo...

Muy agradecido por estos consejos.
Cordial saludo.
Ramón

Japy dijo...

Gracias por los consejos. Habrá que tenerlos en cuenta. Saludos.

David C. dijo...

Gracias por los consejos.

Creaciones Lanzarote dijo...

Quizás se sobreentienda en lo expuesto, pero yo añadiría el llevar una funda más bien cutre y gastada, ... un equipo obsoleto atraerá menos al posible ratero. Siempre es bueno recordarlo. Además, sería bueno evitar hacer ostentación de riqueza. Si llevas en una mano un Rolex de 3.000 € o vistes calzado de Timberland difícilmente la funda de tu equipo va a guardar una cámara de menos de 600 €. Para mi, lo esencial de lo expuesto es "no parecer turista", aunque opino que para esto debes hacer como que vas "distraído", que no llevas nada de valor encima, lo que implica no atar la cámara a la mano o, p. ej., no mirar continuamente atrás (salvo que, efectivamente, estés en el Retiro, la Rambla de Barcelona o similar. IMPORTANTE: Cuando viajes en Metro, especialísimo cuidado en el preciso momento en que se cierran las puertas, es cuando aprovechan los rateros para coger algo volando y salir corriendo. La víctima se queda con las puertas cerradas, el Metro en marcha y un palmo de narices.

Edertano dijo...

Efectivamente, el caso es ir atento y no hacer gala de ostentosidad en todos los aspectos. Gracias por tu aporte Creaciones Lanzarote y al resto, también le doy las gracias por intervenir.

Saludos

Worc dijo...

Bien por tu novia avisando a tiempo!!! Desde luego yo me quedo con el primer consejo, llevar siempre de viaje una compacta que si te la quitan o la pierdes no te quedas como si fuera una réflex. Ahora bien, creo que lo más sensato si quieres ir con un buen equipo es contratar un buen seguro de viaje que te cubra el robo.

Un abrazo.