viernes, 24 de septiembre de 2010

Elegir una bolsa para la cámara

Un accesorio para nuestra cámara, que no es tan valorado como debería, es la bolsa de transporte. En ella vamos a guardar un aparato que no nos ha resultado barato y necesita de cierta protección, no se trata solo de transportarla, sino de protegerla de posibles golpes, caídas y salpicaduras.

Cierto es que las bolsas de transporte no son baratas, aunque las hay, pero el motivo es su acolchado, resistencia y calidad de los materiales, evitando que se nos agriete, rasgue... nuestra bolsa, que amortigua de golpes y caídas a nuestro equipo. Por otro lado tenemos su su impermeabilidad, que no lo son todas, que en una lluvia poco intensa protegerá nuestro equipo lo suficiente. No obstante, el precio de algunas es excesivo, desde mi punto de vista, en el que algunas marcas se aprovechan de vender su "firma" o de vender un producto "especial y específico".

Antes de comprar debemos saber cuales son nuestras necesidades, si vamos a transportar sólo la cámara o también sus accesorios, si la queremos de fácil acceso o simplemente para transportar, si vamos a cargar mucho o poco, etc. y en base a dichas necesidades podremos elegir entre una multitud de modelos y tipos.

Los 6 tipos de modelos que identificamos, son:

- Funda: Solo para guardar la cámara y poco más. Se suele colgar al hombro, aunque también se puede llevar enganchada al cinturón o dentro de un bolsillo (según tamaño).

- Bolsa: Para guardar la cámara y algunos accesorios. Se suele colgar al hombro.


- Riñonera: Guarda la cámara y algunos accesorios. De fácil acceso y se coloca  en la cintura aunque solamente es aconsejable para caminatas cortas, debido al peso que solemos transportar en ella y al lugar donde se lleva.

- Mochila Bandolera: Guarda la cámara y algunos accesorios. Va a la espalda, agarrada por una sola correa para ayudar a colocarla debajo de nuestro pecho y posee una apertura lateral, que facilita el acceso al compartimento donde guardamos la cámara. Suelen ser algo más cómodas y prácticas que las anteriores y también pueden llevar más accesorios que las de tipo riñonera, aún así, se recomienda para caminatas medias o cortas, debido a que todo el peso recaerá sobre un solo hombro.

- Mochila: Guarda la cámara y los accesorios, de mayor capacidad que todas las anteriores. Va en la espalda con sus dos correas. Para grandes caminatas y protege bien el equipo.

- Maleta: Guarda la cámara y los accesorios. Puede ir en la espalda, aunque lo normal es verla tipo trolley. Para viajes, son las que mejor protegen el equipo.

 

Hay muchas marcas, pero hay que fijarse bien en la calidad de las costuras, en especial las de las asas que sujetan y en las cremallera. Si se rompen las asas o correas, se nos caerá al suelo y, aunque nos protegerá el equipo de la caída, tendremos que llevar el resto del equipo bajo el brazo el resto del trayecto. Si se nos rompen las cremalleras, se nos caerá todo o parte del equipo y eso si que ya no tendrá remedio. En las bolsas de marca, no suelen haber problemas, aún así hay que fijarse bien, pero en las de marca blanca hay que prestar especial atención, ya que la calidad de las costuras suele ser menor.

No obstante, recomiendo que para viajar y por muy protegido que este nuestro equipo, llevemos la cámara y los accesorios como equipaje de mano, ya que siempre se puede perder y de todos es sabido que las maletas no son muy bien tratadas en el aeropuerto.