lunes, 11 de octubre de 2010

Regla de los dos tercios


No, no hay que sacar la calculadora para sacar la foto, ni la escuadra y el cartabón para dividir la imagen, "la regla de los dos tercios" o "la regla de los tercios" es un método para ayudarnos a encuadrar, señalar al objeto o sujeto y dar dinamismo a la fotografía.

Consiste en dividir la pantalla en tres partes horizontales y verticales, el punto donde se cruzan las líneas imaginarias de la división, constituyen los puntos de interés, es ahí donde deberemos ubicar el sujeto u objeto principal de la imagen, como norma general.



Como se puede ver en las imágenes anteriores, la fotografía de la derecha es más atractiva que la de la izquierda, ya que la roca no está tan centrada como en una foto carné, sino que está situada cerca de los puntos de interés, dejando más espacio para el paisaje como elemento secundario y dando protagonismo a la roca.

Existe otra variación de esta regla, llamada "la regla del horizonte". Los principios son los mismos, pero esta vez dividiendo la imagen en tres partes horizontales. El objetivo de esta regla es que, como norma general, el horizonte no debe quedar en el centro de la fotografía, sino por encima o por debajo, dependiendo a lo que le queramos dar mayor importancia, si a lo que hay por encima del horizonte (cielo) o por debajo (tierra o mar).

Posiblemente si navegas por internet podrás encontrarte más variaciones, pero como como ya he dicho, los principios son los mismos, ya que la regla de los tercios es una de las reglas de oro de la fotografía.