lunes, 4 de octubre de 2010

Cables disparadores e intervalómetros

Estos cables son accesorios que no deben faltar si habitualmente hacemos fotografías con una velocidad de obturación lenta. Su principal función es la de absorber cualquier tipo de movimiento producido por nosotros al disparar, ya que apretar el botón del disparador de la cámara puede producir un leve movimiento, fatal para las fotografías de larga exposición. Su funcionamiento es sencillo, un botón disparador unido por un cable a la cámara, el cable, al ser flexible, absorbe todos los movimientos y trepidaciones indeseables. Estos accesorios tienen un bloqueador del obturador que no hace necesario mantener apretado botón durante las largas exposiciones.


Hay versiones más completas y equipadas del cable disparador que permiten programar el momento de apertura y cierre automático del obturador o la realización de fotografías, automáticamente, a través de intervalos de tiempo, se le conoce como intervalómetro. Por medio de este último se hacen los TIME LAPSE, una sucesión de fotografías que da como resultado un vídeo de tiempo.

video


Existen otras alternativas al cable disparador, como el temporizador de la cámara y el mando a distancia. La desventaja del temporizador, es que estámos supeditados a predecir el acontecimiento que nos interesa fotografiar, con el margen de error de cálculo de que la acción se produzca a finalizar la cuanta atrás del temporizador o no.

El mando a distancia es otra opción, quizás la más eficaz y cómoda, al permitirnos hacerla a distacia y sin cables, pero hay que asegurarse de que permita bloquear la exposición en el modo bulb (no todos lo hacen), pero si es otra alternativa eficiente, ya que se conecta por medio de luz infrarroja u ondas de radio. Existe una multitud de modelos, ya sea de marca o de marca blanca, no obstante debemos asegurarnos de que nuestra cámara posee un receptor para este tipo de mando a distancia y comprar uno compatible.

Estos accesorios no son indispensables para nuestro equipo, pero sí los echaremos de menos si somos habituales de la fotografía de larga exposición.