miércoles, 11 de enero de 2012

Objetivos baratos

Uno de los complementos más caros de las cámaras réflex son los objetivos; la calidad y acabados de las lentes, los mecanismos de enfoque y estabilización, materiales que aporten resistencia y ligereza... contribuyen a aumentar su precio más de lo que desearíamos, lo que al final nos supone un "contra" bastante grande en su adquisición.

No obstante, existen alternativas a esos costosos objetivos que facilitan su adquisición a los aficionados. Es sabido que en la mayoría de las veces la reducción de precio conlleva una disminución de la calidad general del producto y en este caso no va a ser menos, pero una pérdida de calidad comparándola con los objetivos actuales. Antes de la existencia de los automatismos actuales en los objetivos, no había nada, es decir, todo era completamente manual, nadie se quejaba y el fotógrafo sabía hacer grandes fotos que, aun hoy en día podemos contemplar y admirar.

Es importante decir las carencias generales que pueden tener estos objetivos "baratos", pues puede influir en nuestra decisión; carecen de enfoque automático, de estabilizador, de CPU que ayude en la medición de luz y otros (lo que hará que necesitemos de un exposímetro), diafragma fijo en algunos modelos y las lentes no tienen el mismo tratamiento que las de los objetivos de mayor precio.

Teleobjetivo
Tele objetivo económico 650-1000mm
 
Donde mayor ventaja encontraremos al comprar uno de estos objetivos "baratos", es en los angulares extremos, tipo ojo de pez y supertele, con precios muy inferiores a sus equivalentes más caros.

Un ejemplo de ello son:
- Un supertele de 650-1300mm a un precio aproximado 255€
- Otro supertele de 800mm a unos 229€
- o un ojo de pez 8mm a 259€
Precios orientativos buscados por Ebay.

Entonces ¿realmente merece la pena comprar uno de estos objetivos? Pues como siempre hay que acudir al sentido común, para un profesional posiblemente no, ya que a parte de la pérdida de comodidades que no tienen tampoco tienen la luminosidad ni calidad que ellos precisan, pero para un simple aficionado a la fotografía, posiblemente sea una buena opción económica y, a un ojo "inexperto" le supondrá mayor dificultad encontrar poca calidad en la imagen tomada.