lunes, 9 de enero de 2012

Armadura para la cámara

armadura¿Una armadura? ¿acaso se va a pelear con otra cámara al estilo "duelo de caballeros de la edad media"? Bueno, pues casi... noooo, pero si que cumple la función propia de una armadura, proteger.

Las armaduras se idearon para los profesionales de exteriores, ya que sus cámaras estaban sometidas a roces, caídas, salpicaduras... y necesitaban de alguna protección extra para sus cámaras, por lo que surgieron las armaduras.

Las armaduras suelen componerse de tres partes protectoras, una para la pantalla, otra para el cuerpo y otra para el objetivo. Recubren la mayor parte de la cámara y parte del objetivo, donde se encuentra la lente. Suelen estar hechas de una material que absorbe los golpes (por lo general goma), reduciendo el daño que se pueda producir en una caída. Las principales ventajas de una armadura son:
  • Ayuda a proteger la cámara ante caídas y golpes, pero no hace milagros (entiéndase por milagro que se caiga desde un primer piso y no le pase nada).
  • Ayuda a protegerla de arañazos, roces, insectos... sobre todo la parte que se sitúa en el objetivo, que está diseñada tipo parasol cumpliendo todas las funciones de este.
  • Ayuda a protegerla de la lluvia fina, ya que por lo general, la mayoría de los botones suelen estar recubiertos por la armadura.
  • Mejora la ergonomía del agarre de la cámara, ya que al ponerle la armadura la cámara "engorda" por lo que el agarre mejora, además tienen un tacto menos deslizante que el de la propia cámara.
  • Como valor añadido, podemos decir que estaremos algo más tranquilos si prestamos la cámara.
En cuanto al precio, a partir de 40€ según el modelo de cámara. Uno de los inconvenientes es que su precio es algo elevado para ser un trozo de goma, pero siempre podemos comprar por Internet y encontrar precios mucho más asequibles, desde 25 euros. Otro de los inconvenientes que tienen las armaduras, es que deben ser para el modelo específico de la cámara, no vale el de otro modelo si no encontramos en nuestro, pero eso sí, una vez encontrado se ajusta como un guante.

En mi caso no he visto necesario adquirir una armadura, la verdad es que cuido bastante de mi equipo (que no es que me lo hayan regalado precisamente) y no le doy un uso tan extremo como para usar armadura, pero si fuera el caso y tuviera una cámara de más valor, sin duda alguna, casi a la vez que adquiero la cámara, también compraría una armadura.

1 comentario :

hablandodetecnologia hoy dijo...

Como bien dices, para fotografiar exteriores viene de perlas..... y para los que tienen peques en el interior de casa también, creo que me pillaré unas cuantas.
Saludos