miércoles, 13 de julio de 2011

¿Qué equipo llevar en vacaciones?

Aunque no lo parezca, tiene cierta relevancia cuando hacemos el equipaje, ya que depende mucho de si vamos a visitar los lugares en coche o caminando, si nos da igual cargar con todo nuestro equipo o no, si lo vamos a facturar o lo llevamos como equipaje de mano, si realmente creemos que vamos a usarlo todo o creemos que por tiempo y lugar no es posible sacarle rendimiento a todo nuestro equipo... como vemos, en el momento de la verdad resulta que hay que pensárselo un poco.

Viaje en avión ¿Facturar o equipaje de mano?
Personalmente prefiero que mi equipo vaya conmigo como equipaje de mano. Primero porque lo tengo más controlado y segundo, porque evito riesgos de golpes en su embarque o riesgos en que se pierda la maleta. Esta decisión ya limita la cantidad de equipo a llevar, debido a las restricciones existentes en la cabina de vuelo, no obstante, para un aficionado no hay problema de cantidad de equipo ya que por lo general se limita a una cámara con un par de objetivos, minitrípode y flash, como mucho.

Estancia vacacional en el lugar
Aquí también entra la cantidad de equipo a llevar, ya que no es lo mismo que nos movamos en un vehículo alquilado, guagua o vayamos caminando. En un coche, podemos meterlo que se nos antoje, y lo sacaremos según se nos vayan presentando las oportunidades, mientras que caminando o en guagua, lo lógico es llevar un equipo justo para no ir cargando con peso.

Entonces ¿qué equipo llevamos? 
Depende de cada uno, lo ideal sería ir con un equipo ligero para no cansarnos. Algunas opciones del equipo a llevar podrían ser:
  • Opción 1: Réflex y un objetivo polivalente (18-105 o similar). - Aconsejable
  • Opción 2: Réflex y dos objetivos (uno para grandes angulares y otro teleobjetivo)
  • Opción 3: Opción 1 + un trípode ligero. - Aconsejable
  • Opción 4: Opción 2 + un trípode ligero.
  • Opción 5: Alguna de las opciones anteriores + cable disparador/intervalómetro
  • Opción 6: Compacta + trípode ligero. - Aconsejable
  • Opción 7: Réflex (con alguna de las opciones 1 o 2) + compacta
  • Opción 8: Alguna de las opciones anteriores + flash

En cuanto al modo de transporte, aconsejo llevar el equipo en una mochila o bandolera de mediano tamaño, con algún compartimento extra exclusivo para otras cosas (cartera, mapas, llaves, móvil...) y evitar cargar con más bolsos. También recomiendo, si todavía no hemos adquirido ninguna bolsa de transporte, elegir una bolsa discreta y así evitar "señalar" que llevamos un equipo fotográfico en dicha bolsa y traernos un disgusto de recuerdo en vez de una preciosa fotografía.

Las opciones anteriormente nombradas, naturalmente son a nivel orientativo, ya también dependen de nuestras necesidades, el grado de afición, etc. No obstante, me he tomado la libertad de señalar en verde las opciones más ligeras y cómodas, ya que por experiencia, son las que uso y mejor me han resultado en mis viajes.