martes, 24 de agosto de 2010

El diafragma y la profundidad de campo

La profundidad de campo no es otra cosa sino, el campo o espacio que tenemos enfocado. En otras palabras, es la zona nítida de nuestra foto.
Profundidad de campo

Podemos controlar la profundidad de campo teniendo en cuenta el diafragma de la cámara, entre más abierto lo tengamos, menos profundidad de campo tendremos y por el contrario, mientras más cerrado, más profundidad de campo conseguiremos. El diafragma se representa por medio de la letra (f). Por ello diremos que un f 3.5 será abierto y un f 22 será cerrado.

¿Para qué sirve esto? El diafragma ayuda a "señalar" el elemento principal de nuestra composición, desviando la atención de otros elementos menos relevantes que están en la fotografía, por ejemplo: en un retrato se suele utilizar un diafragma abierto para enfocar sólo la cara de un sujeto y que el fondo quede desenfocado. Con un diafragma cerrado podemos fotografiar con detalle un paisaje, quedando nítido casi toda la toma.

Diafragma abierto
f=4.5 abierto
Diafragma cerrado
f=8 cerrado
No obstante, hay que tener en cuenta que la función principal del diafragma es la de controlar la cantidad de luz que entra, por lo hay que tener cuidado, ya que si está muy abierto, entrará mucha luz y la  foto quedará quemada, pero si está muy cerrado, la fotografía saldrá muy oscura. Para lograr que la fotografía salga bien expuesta deberemos tener en cuenta la velocidad de exposición u obturación, de la cual hablaremos en otro día.

En las cámaras automáticas la exposición y diafragma se establecen solas y se regulan convenientemente a través de los programas de la cámara. Por ejemplo, en el programa de retrato, la cámara sabe que tiene que abrir el diafragma para desenfocar el fondo, mientras que en el programa de paisajes, sabe que debe de cerrarlo, para que todo quede nítido.

En cámaras en las que las opciones de control sean un poco más completas, nos podemos encontrar el modo de "Prioridad de Apertura", en el que nosotros ponemos el diafragma que nos interesa y la cámara, automáticamente, controlará el resto de parámetros.
Aunque el factor principal sea el diafragma que se utiliza, también hay que tener en cuenta otros factores, como el de la distancia focal de nuestro objetivo, es decir, los mm del objetivo. Un objetivo de 8mm, 50mm, 100mm, etc, tienen profundidades de campo diferentes aún utilizando los mismos parámetros entre ellos. A mayor distancia focal (por ejemplo 300mm), habrá menos profundidad de campo y, a menor distancia focal (por ejemplo 35 mm), mayor profundidad de campo.

Otro factor muy importante es la cercanía con el elemento que queremos fotografiar, a más cercanía, menor profundidad de campo y a mayor lejanía, mayor profundidad de campo.

Parece un poco complicado, pero la realidad es que no lo es tanto (lo digo por experiencia), con unas pocas fotos de prácticas se le va cogiendo el "tranquillo".