lunes, 24 de junio de 2013

Caminatas en la montaña ¿qué equipo llevo?

Si nos gusta hacer caminatas por el campo o escalar y sabemos que podemos encontrarnos con bonitos paisajes, seguro que ya estamos pensando en llevarnos la cámara y su equipo, pero aquí viene el problema, ¿nos llevamos todo el equipo y cargamos como mulas por la montaña? hoy intentaremos dar respuesta a esta cuestión.

Obviamente ya sabemos la respuesta, no vamos a llevarnos el equipo fotográfico completo, por muy bonita que resulte nuestra mochila y tengamos tropecientosmil objetivos para presumir ante los amigos, pero ¿qué metemos en la mochila? Teniendo en cuenta que vamos a caminar, probablemente algunos kilómetros, no nos interesa cargar con mucho equipo fotográfico, más bien el imprescindible para no cargar con exceso de equipaje, dando prioridad al equipo para caminar (bocadillos, agua, gorritos para el sol o el frío...).

Lo ideal sería llevar una cámara con un objetivo zoom, que abarque grandes angulares hasta unos 100mm aproximadamente, nada más. Opcionalmente podríamos llevar un trípode ligero (de esos que miden unos 20 cm pero se expanden hasta el metro aprox.) o uno pequeño de sobremesa, pero solo si creemos que vamos a tener condiciones de muy poca luz (bosque, cuevas, noche...) o queremos hacer algo de larga exposición, porque lo que nos interesa es tener el menos peso posible.

La situación se complica un poco si pretendemos caminar a grandes alturas o hacer escaladas, ya que el frío es un factor a tener muy en cuenta. Las baterías se van en un "plis plas" con temperaturas bajo cero, la cámara puede congelarse por la humedad al sacarla de la mochila, las lentes empañarse, la pantalla quedarse en negro... Algunos fotógrafos profesionales prefieren llevarse cámaras de película para minimizar inconvenientes (aunque la película tampoco queda exenta de peligros) o cámaras digitales con aislamientos y sellados profesionales y de calidad. Para prevenir, siempre se recomienda una segunda cámara, una compacta, en caso de "perder" la réflex.

Para terminar, es importante saber que el filtro UV no es necesario normalmente, como ya hemos dicho, pero a cotas elevadas si podría ayudarnos a que las fotografías no salgan tan azuladas, ya que a estas alturas los rayos UV son muy superiores a los de cotas más bajas. Tampoco sobra recordar los consejos de este antiguo post, ya que se relacionan directamente con la fotografía a gran altura.

2 comentarios :

ANRAFERA dijo...

Interesantes y útiles consejos; a tener muy encuenta. Gracias Edertano y feliz semana.
Saludos.
Ramón

Edertano -- dijo...

Gracias por la visita Ramón.