lunes, 16 de enero de 2017

Convierte tu réflex en una cámara de 360º

Vamos a empezar la semana con una interesante noticia, que agradará a los poseedores de una réflex y amantes de las imágenes en 360º, Sphere Pro, el objetivo que fotografía en 360º.

fotografía de 360

El pasado año se empezó a poner de moda la fotografía y vídeo en 360º, gracias a las nuevas cámaras de aventuras que han visto un filón en la realidad virtual. Sphere Pro, nos presenta una nueva alternativa que aprovechará nuestra réflex, sin necesitad de comprar otra cámara para lograr este tipo de imágenes.

Sphere Pro, es un objetivo que tiene un particular diseño de espejos en su interior que posibilita, en una sola toma, imágenes de 360º en horizontal y de 180º en vertical. Esto supone la ventaja de ahorrarse el montaje final de unir las diferentes fotografías, que hubieran sido necesarias con otro sistema de fotografía panorámica. En cuanto a su apertura, viene con un diafragma fijo de f/8 y su enfoque también es fijo, el cual empieza a enfocar a partir de 1m.

La resolución, obviamente, dependerá de la resolución de la cámara, que no creo que tengamos problemas en ello, ya que como mínimo es full HD en la gran mayoría, y para fotografía, tampoco nos quedaremos cortos, ya que las cámaras actuales (y gama básica) vienen con un mínimo 12 Mpx y creo que me quedo corto.

Por otro lado tenemos sus pegas y es que, pesa casi 2kg (1800gr) y es bastante voluminoso. Además tampoco está a la venta por el momento, pero puede alquilarse.

Otro inconveniente, es que su web no pone casi nada de muestra, solo un vídeo que en mi opinión deja mucho que desear en cuanto a calidad óptica. Vídeo AQUÍ (los propietarios no quieren que se comparta el vídeo, por eso no lo he publicado en el blog). Posiblemente, el que no se haya sacado a la venta todavía, es por la escasa calidad óptica que tiene aún. Pero prometen estar trabajando en ello, así que seguiremos a tentos a ver como va este interesante proyecto.

Desde mi punto de vista, y por ahora, creo que es mejor comprar una pequeña cámara especializada en 360º y obtener mayor calidad (si es que es la calidad del vídeo la que corresponde a la lente), hasta que la calidad óptica de este objetivo mejore.