jueves, 24 de marzo de 2016

Diferencias entre copiar, plagiar, falsificación y robar

Seguro que a muchos de nosotros nos ha pasado alguna vez, ver una foto nuestra por ahí, en una página ajena a la nuestra, sin habernos pedido permiso para nada, aunque nos nombren o pongan el enlace a nuestra web, blog, galería... Esto podría interpretarse de muchas maneras, desde estar orgullosos de que alguien haya cogido una foto/idea nuestra para desarrollar su trabajo, hasta un enfado monumental por semejante atrevimiento. Sin embargo, hay algunos matices que debemos tener en cuenta para justificar debidamente nuestra conducta. Desde mi punto de vista estas son las diferencias.
  • Copiar: Hacer algo igual, ya sea concepto o copia física/digital (en el sentido literal en el que conocemos esta palabra), habiendo pedido permiso para ello y siendo consentido.
  • Plagiar: Copiar y tomar una idea sin consentimiento y hacerla como propia. 
  • Falsificación: Copiar obras o producciones ajenas, sin consentimiento, y obtener un beneficio que nunca obtendrá el creador original.
  • Robar: Haber utilizado una idea, imagen o un trozo de ella, sin tener consentimiento aprobado y sacar algún tipo de beneficio por ello. Grosso modo pueden incluirse los términos de plagiar y falsificación aquí
Hay que subrayar, aunque parezca obvio, pero en este mundo me he encontrado de todo, que pedir permiso o consentimiento de por sí, no supone que podamos hacer algo, debemos obtener una respuesta afirmativa.

Para evitar esto podemos tomar ciertas medidas de las que ya hemos hablado en otras ocasiones (recordar post "Proteger nuestras fotos en Internet"), marcas de agua, scripts en nuestra web... Pero hay otras que también nos protegen más, digamos, a nivel legal, como las licencias Creative Commons o Safe Creative.

No viene mal echar un vistazo a la Ley de Propiedad Intelectual.

2 comentarios :

Unknown dijo...

Creo que lo más importante hoy en día es crear tu propia marca personal. Si consigues que tus fotografías tengan ese toque diferente, esa huella única que te distinga, da igual que las utilicen porque todos sabrán que son tuyas.

Es difícil pero se puede conseguir.

Independientemente de eso, los que copian o plagian en realidad se están haciendo un flaco favor a ellos mismos. Si usan tus fotos como reclamo para vender su trabajo, quiere decir que ellos no saben hacerlas igual. Y a la hora de entregar el resultado a sus clientes solo conseguirán mala fama y clientes descontentos que jamás volverán.

Edertano -- dijo...

Coincido contigo, pero es un tema muy polémico para algunos, ya que todos aprendemos a partir de ideas o cosas que vemos, pero muchos se quedan simplemente en copiarlas y no trabajan sobre ellas. Las ideas que vemos y nos gustan deben ser reconocidas hacia el autor, pero también puede que nos inspiren a crear nuestras propias ideas a partir de ellas.
Saludos