lunes, 2 de noviembre de 2015

Proteger la lente con un filtro UV ¿Sí o no?

Filtro protector
Aunque ya he hablado de esto en otras ocasiones, pero no muy detenidamente, hoy voy a dedicarlo exclusivamente a este tema, ya que parece haber mucha confusión al respecto ¿Es necesario poner un filtro UV (o similar) en el objetivo para proteger su lente?. La respuesta rápida es no, no es necesario, pero siempre hay consideraciones en las que cada uno puede decidirse a colocar o no un flitro protector.

El tema del filtro UV viene de la fotografía química, donde las películas eran propensas a captar más azules/violetas, sobre todo si estábamos a gran altura. Hoy en día no es necesario, ya que los sensores de las cámaras están preparados para ello.

Aún así, debido a que eran transparentes al ojo humano y tampoco le hacían daño a la película, se dejaron puestos como sistema de protección de la lente del objetivo. Siempre es mejor rayar o manchar un filtro, que la lente de un objetivo. Cuando no se usaba un filtro UV, se usaba uno Skylight que daba un tono algo más rosado a la fotografía, casi imperceptible, en cualquier caso su uso era prioritariamente el de proteger la lente.

LenteBueno, pero tampoco le hace daño a la fotografía y además protege al objetivo, ¿no?. Los objetivos actuales suelen venir con baños de protección en la lente, no se trata de un simple cristal y ya está. Éstas capas o baños de protección se encargan de ayudar a que la luz entre mejor en el objetivo, intentando evitar aberraciones cromáticas, distorsiones y a ofrecer una capa protectora a la lente para evitar rayaduras, además de que la lente ya no es el típico cristal, sino que está compuesto de diferentes materiales que ofrecen una mayor dureza y resistencia.

Entonces no es necesario ponerla nada ¿verdad?. Pues teóricamente no, pero nunca viene mal ofrecerle una protección extra a la lente. Los más puristas de la imagen coinciden en que la mejor protección que hay para la lente, hoy en día, es el propio parasol que viene con el objetivo, ya que sobresale varios centímetros y evita que boca abajo entre en contacto con el suelo.

ReflejosOtro inconveniente que tiene el colocarle un filtro protector al objetivo, es que resta iluminación y calidad. Efectivamente, aunque sea transparente, siempre se resta algo de calidad a la fotografía. Es sentido común o de lógica, como se le quiera llamar, pero si lo pensamos bien, todo los que haya en medio del objetivo y de lo que vayamos a fotografiar es un obstáculo a salvar. Además, en situaciones en las que fotografiamos luces o escenas con fuentes de luz (a la Luna por ejemplo), el filtro tiende a reflejar hacia el interior de la cámara lo que refleja la propia lente del objetivo, aumentando así las posibilidades de reflejos en las fotografías, pero obviamente, en estas situaciones tan acusadas se recomienda quitar el filtro.

Aún sabiendo todo esto, hay dos posiciones, los que no quieren colocar nada delante del objetivo y los que siguen prefiriendo una lente que los proteja, yo me incluyo en este último grupo. Mi decisión se basa en que hay situaciones en las que prefiero no arriesgar o poner a prueba las protecciones de la lente del objetivo, ya que suelo fotografiar en lugares con arena, lluvia o donde rompen las olas, y en la limpieza se puede rayar la lente, con la arena o la sal. Además, en éstas situaciones el cristal se suele ensuciar muy rápidamente, casi en cada toma y, la limpieza es mucho más cómoda, rápida y relajada, si la hago sobre el filtro protector, en vez de sobre la propia lente. Por otro lado, no soy fotógrafo profesional y la calidad que le resta a la lente es imperceptible para mí (incluso para algunos fotógrafos con experiencia a los que les he enseñado mis fotografías).

Eso sí, si tienes un objetivo de calidad, cómprate un filtro protector de calidad. No es lógico comprarse un buen objetivo, para después ponerle un filtro de los chinos. Así perderemos la calidad fotográfica que hemos pagado.