miércoles, 5 de noviembre de 2014

5 ocasiones en que debemos subir la ISO de nuestra cámara

ISO alto
La sensibilidad es la capacidad que tiene un sensor en captar más o menos luz en un tiempo de terminado, ya hablamos de ello en un post hace tiempo. No obstante, según la sensibilidad a la que configuremos el sensor y la calidad de éste, obtendremos una retícula de granos a la que se la conoce como ruido, la cual puede estropear la fotografía, por lo que la mayor parte de las veces se prefiere utilizar una sensibilidad baja que ronda al rededor de los 200 ISO.

Sin embargo, podemos encontrarnos situaciones en las que deberemos utilizar una ISO, o sensibilidad, mayor de lo habitual para poder obtener nuestra fotografía. Éstas situaciones son:
  • Para ayudar a congelar una imagen. Sobre todo en fotografía deportiva, a veces la velocidad de obturación no es suficiente, por no haber la suficiente cantidad de luz, por lo que deberemos incluir una "ayuda" en la toma subiendo la ISO..
  • Para fotografiar bebés. Dicen que no es recomendable utilizar el flash en los recién nacidos, por el hecho de que una fuerte intensidad de luz puede dañar la retina del niño, aún en formación.
  • Para fotografiar el cielo nocturno. Ya hemos hablado en otras ocasiones de la fotografía nocturna y según que tipo de fotos necesitemos se recomienda elevar la sensibilidad, ya que si optamos por una exposición de largo tiempo, las estrellas, nubes y otros elementos podrían quedar movidos o borrosos.
  • Cuando usamos focales largas. Al usar teleobjetivos la cantidad de luz disminuye, por lo que deberemos usar un trípode, sin embargo, cuando no disponemos de él o nos molestaría para lo que pretendemos fotografiar, debemos tomar alguna medida extra que ayuda a estabilizar la imagen, ya que el estabilizador de imagen sirve de ayuda, pero no hace milagros, solo suele servir de ayuda con una diferencia de 2 o 3 puntos.
  • En lugares dónde no se permite flash. En los museos, algunas iglesias... el uso de flash está prohibido porque la intensidad de la luz, poco a poco, va degradando las obras que fotografiemos.
Algo muy importante que hay que tener en cuenta es, que el ruido no aparece con la misma intensidad ni en el mismo valor ISO en todas las cámaras, ya que cada cámara tiene un sensor y unos ajustes del fabricante determinados, que no los hacen rendir igual en las mismas condiciones ni situaciones. Es muy importante conocer nuestra cámara y las limitaciones del sensor para no llevarnos sorpresas. La experiencia que tengo en cámaras de gama media, es que a partir de 1600 ISO el ruido ya empieza a ser molesto, por lo que aconsejo utilizar valores ISO que ronden entre 800 y 1600, pero repito que conviene conocer la cámara que utilicemos.